Las razones para viajar son incalculables y diferentes porque dependen de cada persona. Viajamos para romper con la rutina, para tomar distancia de lo cotidiano. Para conocer y experimentar de primera mano nuevas culturas, formas de vida.