¿Cómo es el Trabajo de un Animador Turístico?; La animación turística se ha convertido en la columna vertebral de muchos establecimientos de un destino turístico, independientemente de la región, ciudad o país que base su éxito en la experiencia de nuestros visitantes y turistas.

En este artículo hablaremos del concepto general de animación turística y haremos un poco de historia para descubrir el concepto y los inicios de este importante pensamiento en el segmento del turismo en todo el mundo.

También hablaremos en profundidad del trabajo de animador turístico, las funciones, habilidades y todo lo que necesita para realizar bien su trabajo.

Si estás interesado en convertirte en animador, el Curso Animador Turístico  es una opción ideal para adquirir una formación completa que abarque todos los aspectos fundamentales del turismo.

¿Qué es la Animación Turística?

Antes de hablar sobre cómo es el trabajo de un animador turístico, profundicemos en el concepto de esta actividad.

El concepto de animación turística es, en general, una forma de explorar las actividades recreativas, culturales y/o deportivas que contribuyen al sector turístico, con los siguientes objetivos: estimular la integración de los turistas; ofrecer momentos de relajación y/o entretenimiento a los turistas; promover la ocupación del tiempo libre de los niños. La mayoría de los agentes públicos y/o privados que trabajan en el ámbito de la animación turística suelen trabajar en dos dimensiones principales: la cultural y la deportiva.

La animación turística es un elemento esencial para cualquier producto turístico, además de otros elementos como los hoteles, el transporte y las instalaciones, y puede desempeñar un papel decisivo en la diferenciación de un determinado destino turístico, garantizándole una ventaja competitiva frente a otros destinos. Por tanto, es contradictorio enfocar el turismo sin invertir en el desarrollo del sector turístico.

En una perspectiva más amplia, el concepto de animación turística engloba todas las intervenciones que pueden mejorar y reforzar la dinámica turística integrada y sostenible en una zona turística determinada. El abanico de actividades de animación turística es muy amplio: animación deportiva, de naturaleza, de aventura y/o cultural, entre otras. Los límites son también la imaginación y las condiciones particulares que ofrecen los destinos turísticos.

La animación turística es una actividad que se construye a través de una dinámica participativa y es claramente un complemento del producto turístico importante en la decisión de atraer turistas a un determinado destino turístico y no a otro, es decir, en la medida en que la elección de un determinado lugar también está influida por la animación que en él se ofrece.

Hay que tener en cuenta que durante muchos años la elección de un determinado lugar dependía de los recursos intrínsecos del mismo (recursos naturales y culturales), de los establecimientos hoteleros y de las infraestructuras. Pero en los años 90 asistimos a un complejo cambio en el tipo de turista que busca experiencias auténticas que le permitan una relación con las culturas, las comunidades locales y el acceso a una serie de prácticas deportivas y culturales; donde la animación turística acabó siendo el vector de excelencia de esta nueva búsqueda.

La animación turística también puede aumentar el potencial y/o la rentabilidad de un destino turístico determinado, fomentando el consumo simultáneo de varios productos turísticos. Por ejemplo, un grupo de turistas en Lisboa por turismo de negocios puede, en su tiempo libre, reservar un tratamiento en un SPA (turismo de bienestar), hacer un recorrido cultural por la arquitectura pombalina (turismo cultural) y terminar el día con una degustación de dulces tradicionales portugueses (turismo gastronómico).

La tendencia normal en el sector turístico es hacia la uniformidad de la oferta, con destinos turísticos que reproducen las mejores prácticas, lo que se traduce en hoteles, instalaciones e infraestructuras cada vez más idénticos. Sin embargo, hoy en día el turista se ha vuelto más exigente y busca una experiencia turística asequible pero exclusiva, como un alojamiento excelente y una buena playa, al tiempo que disfruta de experiencias memorables durante sus vacaciones. Dicho esto, el entretenimiento que se ofrece en un destino determinado puede y debe marcar la diferencia, ya que puede crear algo único que transmita una experiencia auténtica y exclusiva en la vida del turista.

Para aprovechar al máximo el potencial de la animación turística en el sector turístico, es necesario que se gestione y/o planifique de forma articulada (en red) y no aislada, es decir, que se incluya a los distintos agentes públicos y/o privados (hoteles, oficinas de turismo, empresas de animación, ayuntamientos, entre otros) que ofrecen estos servicios para generar una visión común, pero operacionalizada de distintas formas, con el fin de crear una imagen de marca de calidad para la animación de un destino determinado.

¿Cuál es la Importancia de la Animación Turística?

La animación turística surgió en España en los años 70 como un valor añadido para los huéspedes. Hoy en día, sigue creciendo en importancia y cada vez se crean más actividades de animación hotelera para entretener a los turistas y establecer una relación más estrecha y duradera con ellos.

Por eso, la animación se considera de suma importancia para los complejos turísticos:

  • Ofrece una amplia gama de entretenimiento organizado.
  • Mantiene ocupados a los huéspedes que prefieren quedarse en el hotel.
  • Se presenta como un mecanismo de comunicación entre personas y grupos diferentes.
  • Promueve encuentros y una relación más directa con las culturas de acogida.
  • Se aprovecha el tiempo libre durante las vacaciones.
  • Pone de manifiesto ciertas habilidades y capacidades de los participantes.
  • Los turistas adquieren valiosos recuerdos que, sin duda, les animarán a repetir la experiencia.
Animación Turística y Sociocultural

¿Cómo es el Trabajo de un Animador Turístico?

Dicen que una sonrisa alarga la vida y por eso siempre decimos que en el campo de la animación turística tendremos una vida eterna. Vamos a presentarte la vida cotidiana de un animador turístico en un centro de vacaciones, que se encarga de organizar y planificar las actividades turísticas y los intercambios culturales, sociales, ecológicos, artísticos, manuales, infantiles, intelectuales y deportivos entre todas las personas que disfrutan de su estancia en el centro turístico.

Para los animadores turísticos, la temporada alta es un poco como el agotamiento para los artistas, cuanta más gente hay en el hotel, más participación hay en las actividades y más entretenimiento hay en el desarrollo del trabajo diario. Cada día es un reto diferente, por eso este trabajo se considera el menos monótono del mundo.

El día empieza temprano, pero con diversión

Es entonces cuando te dices a ti mismo “el reto de hoy es maravilloso”. En esta situación, el equipo del que dispongas, las instalaciones, el programa de actividades y otros recursos físicos pasan a un segundo plano. La diferencia entre diversión y disfrute reside en la aportación personal de cada animador.

Como cada día, lo primero que hay que hacer es reunirse con el equipo

El líder establece las funciones de cada uno de los animadores, los divide en grupos de edad para las actividades del día y establece la organización de los ensayos, la minidisco, los equipos de la cena y el espectáculo nocturno.

Empezamos en la zona de la piscina

Bailando con todo el equipo la canción de entretenimiento de nuestra empresa. Saludamos a todos los invitados y les presentamos el programa de actividades que pueden disfrutar a lo largo del día.

Estimular la participación

Es importante encontrar otras formas de atraer a los participantes y reformular la forma de facilitar la actividad. Más que nunca, el montaje del juego es un apoyo para que el animador turístico haga que la gente se divierta, y no al revés.

Tenemos un tiempo estimado para cada actividad del día

La puntualidad y la eficacia son fundamentales para no salirse del guion ya marcado por un programa de actividades al que tienen acceso los invitados. Todas estas actividades deben ser divertidas y entretenidas.

Informamos sobre las actividades nocturnas

Al final de las actividades del día, sólo queda despedirse sin olvidar presentar y promocionar las actividades y espectáculos que tendrán lugar esa noche.

Llevar un registro de los participantes

Si quieres saber cómo es el trabajo de un animador turístico, tienes que comprender que es esencial registrar el número de participantes en cada actividad en una hoja de inscripción. Esto nos permite saber qué actividades funcionan en el hotel y cuáles no.

Los más pequeños también disfrutan de la velada

Al final de la noche empezamos con la discoteca para los más pequeños de la casa, donde bailan, cantan y juegan con todos. Esta actividad es esencial, la consideramos vital, porque añade un valor diferente a lo que se hace durante el resto del día y reúne a padres, madres, hijos e hijas en un mismo espacio. Al final de la minidisco, la mascota del hotel desempeña un papel muy importante.

Disfrutamos de la animación nocturna

Los animadores turísticos se encargan de entregar los diplomas a los ganadores de las actividades del día. También son responsables de la presentación del músico y del espectáculo, de la iluminación, del sonido y del espectáculo principal.

Obtención de opiniones del cliente

Terminamos la velada hablando con los invitados para saber si se divirtieron y disfrutaron del programa de entretenimiento del día y de la noche.

Después de conocer cómo es el trabajo de un animador turístico, estamos seguros de que querrás unirte a la profesión más divertida del mundo.

Habilidades y Características de un Animador Turístico

Muchas de estas habilidades se aprenden en contextos de interacción con otras personas, y si hay algo que los animadores turísticos conocen bien es el contacto con la gente, la socialización.

  • Empatía: ser capaz de ponerse en el lugar de los demás es vital para un animador turístico. Es una cualidad que muchos tienen de serie, pero en la que deben trabajar constantemente.
  • Capacidad de escucha (escucha activa): los animadores turísticos son los confidentes de los clientes, lo saben todo antes de que ocurra.
  • Capacidad de comunicación: son los relaciones públicas del hotel, tienen que vender constantemente sus actividades y la imagen de marca del hotel que representan.
  • Liderazgo: un director de animación dirige su departamento, pero un animador debe dirigir en todo momento al grupo con el que trabaja: niños, juniors, seniors…
  • Creatividad: tienen que ser creativos no sólo en las actividades que ofrecen, sino también en la forma de llevarlas a cabo, así como en la resolución de los conflictos que a veces surgen a diario.
  • Organización: su trabajo no deja sitio a la improvisación, aunque sean los mejores en ello. Pero todo debe estar controlado y organizado para que las actividades y el programa de animación turística que las contiene sean un éxito.
  • Proactividad: iniciativa y predisposición para realizar su trabajo con los mejores resultados, aunque a veces las condiciones no sean las más favorables.

Por todo ello, el animador turístico posee y adquiere en su trabajo diario aquellas habilidades que requieren miles de otras profesiones.

Animador Turístico en un Hotel

¿Cuáles son los Diferentes Tipos de Animación Turística?

Ahora que ya hemos visto cómo es el trabajo de un animador turístico y cuáles son sus características, vamos a hablar de los tipos de animación turística más comunes en el sector.

Animación turística participativa

Es ideal para entretener a clientes a los que les gusta sentirse activos e implicados en actividades típicas del destino.

Este tipo de animación turística puede incluir bailes, obras de teatro, juegos tradicionales, juegos de mesa o incluso manualidades.

Animación turística contemplativa

Este tipo de animación es muy adecuada para las personas que prefieren mirar en lugar de participar activamente.

Este tipo de animación turística puede consistir en ver una obra de teatro o un baile tradicional, observar la elaboración de un producto local, ver un espectáculo de magia o un evento deportivo.

Animación sociocultural para personas mayores

Otra forma de animación turística es ser animador sociocultural para personas mayores, un segmento de mercado muy fuerte en nuestro país gracias a los viajes que organiza cada año el IMSERSO. Los tipos de animación turística mencionados en los apartados anteriores pueden repetirse aquí.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que solemos trabajar con personas mayores de 60 años, por lo que será necesario adaptar las actividades a sus gustos y posibilidades de movilidad física.

Actividades como yoga, baños termales, actuaciones musicales, bingo o juegos de cartas son habituales en el programa del animador turístico senior.

Animación turística en cruceros

El turismo de cruceros se ha hecho muy popular en los últimos años, lo que lo convierte en una oportunidad profesional muy atractiva.

Como animador de cruceros, podrás aplicar casi los mismos tipos de animación turística que en tierra. Al fin y al cabo, ¡un crucero es un centro turístico flotante!

Animación turística deportiva

Entre los tipos de animación turística que existen, la animación deportiva se dirige a personas con cierto nivel de competitividad y pericia física que buscan una actividad que requiera esfuerzo físico y mental.

Además de proporcionar entretenimiento, las actividades deportivas ayudan a mantener la forma física al tiempo que fomentan las relaciones interpersonales mediante torneos o pequeñas competiciones.

¿Dónde Puede trabajar un Animador Turístico?

Ya sabes cómo es el trabajo de un animador turístico, así que te preguntarás dónde puedes trabajar si te decides por esta profesión.

Suelen trabajar como animadores turísticos en hoteles, cruceros, parques de atracciones, parques acuáticos, campings, balnearios, parques naturales, albergues y como animadores recreativos y deportivos en complejos turísticos, alojamientos rurales y empresas de gestión de ocio y tiempo libre.

Las grandes empresas turísticas, sobre todo las mejores cadenas hoteleras del mundo, son los principales empleadores de estos profesionales. Los animadores turísticos de actividades físicas y deportivas también pueden trabajar en residencias de ancianos, clubes deportivos, escuelas e institutos.

¿Cuánto Cobra un Animador Turístico?

El salario medio de un animador turístico es de unos 1.200 euros al mes. Este salario suele complementarse con una serie de pagos adicionales o pluses: traslados, dietas, alojamiento, ropa de trabajo, etc.

Como asistente, y si trabajas en un establecimiento de tamaño medio, tu salario mínimo es de unos 900-1.000 euros al mes. En cambio, un animador experimentado que trabaje en una empresa de categoría superior puede ganar unos 1.500 euros al mes o incluso más.

Pero tus posibilidades no acaban ahí. Si te formas para esta profesión, también podrás trabajar en muchos otros ámbitos en los que se necesitan profesionales con estas características.

Vídeo: Profesionales del Turismo: Animadora en Gran Canaria | ¿Cómo es el Trabajo de un Animador Turístico?

¡Si te ha gustado la publicación «¿Cómo es el Trabajo de un Animador Turístico?», te animamos a realizar un Máster o Cursos de Turismo Online! ¡Dale al Like y comparte, los futuros reclutadores contrastarán que sigues contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!